Fun&Serious 2015: Cinco indies fuertes como el titanio

La quinta edición del Fun&Serious Game Festival ha llegado a su fin. La Gala de entrega de los Premios Titanium, celebrada anoche en el Museo Guggenheim de Bilbao, puso el broche a una semana en la que los que se se acercaron a la capital vizcaína tuvieron la ocasión de conocer de cerca a desarrolladores independientes, probar sus juegos, conocer nuevos detalles acerca de su proceso de creación y saber más sobre el futuro de sus estudios. Estos son los cinco títulos indies que obtuvieron al menos un galardón de titanio.

TAKOS JAPANESE – MEJOR SERIOUS GAME

Takos Japanese del estudio madrileño Grogshot Games es un divertido juego para iOS y Android que facilita la tarea deaprender a escribir en japonés y permite mejorar la pronunciación en el idioma nipón. Practicar los trazos con la pantalla táctil ayuda a fijar el hiragana, el katakana y los kanji, y a aprender su orden correcto de escritura, lo que se vuelve más sencillo cuando la experiencia se parece más a Cooking Mama que a dormirse sobre un libro de gramática. Su frescura y la variedad de sus tipos de ejercicio y minijuegos explican el éxito del primer juego de este pequeño estudio. Sus cuatro integrantes ya están trabajando en su siguiente título, un idle game de temática pirata llamado Clicker Pirates.

MIND: PATH TO THALAMUS – MEJOR JUEGO INDEPENDIENTE

El popular juego de exploración desarrollado por Carlos Coronado estaba nominado a todos los premios que le eran posibles en el Certamen Internacional de Videojuegos Independientes AzPLAY, pero no tuvo suerte con ninguna de las cuatro nominaciones, pero se hizo con el galardón al mejor juego independiente en el Fun&Serious. Los asombrosos paisajes de este juego esconden puzzles que revelan detalles sobre los sueños del protagonista, que navega en ellos durante su coma y manipula el tiempo para observar las localizaciones bajo distintas condiciones climáticas.Entre las inspiraciones de este juego compatible con Oculus se encuentran formas de arte como el land art y estructuras narrativas de grandes series como Mad Men.

En su presentación durante AzPlay 2015,  Coronado confesó que nunca más volvería a pasar cuatro años desarrollando un solo juego. Tiene la intención de sacar tres juegos al año sirviéndose de la fotogrametría para obtener modelos 3D, técnica que le sirvió para conseguir el magnífico acabado de los escenarios de MIND sin tener que programar una sola línea de código. El profesor y desarrollador ya tiene en mente un juego de terror y otro de estilo más abstracto construido con errores que ocurren al utilizar la técnica de la fotogrametría, incluso ha pensado en sus precios. Vaticina tiempos de juego cortos y títulos rejugables, por lo que menos de cinco euros le parece una cifra más que razonable.

THE DELUSIONS OF VON SOTTENDORFF AND HIS SQUARE MIND – MEJOR DESARROLLO NACIONAL Y MEJOR IDEA ORIGINAL

El mayor ganador de la semana, por encima incluso de The Witcher 3: Wild Hunt si sumamos a estos dos Titanium el premio al Mejor videojuego vasco que ganó el pasado viernes en el Certamen Internacional de Videojuegos Indies AzPlay, ha sido la gran bilbainada de Delirium Studios. Cinco años invertidos, más de 40 trabajadores implicados y una inversión total de 400.000 euros, algo impensable para un proyecto vasco hasta la fecha, le ha valido para convertirse en una de las mayores apuestas del sector y uno de los juegos españoles más prometedores del momento.

Su target y su fecha de lanzamiento -estará disponible para Nintendo 3DS el próximo 17 de diciembre- sientan una buena base para saldar con creces los esfuerzos realizados hasta la fecha. Arturo Monedero confesó que el estudio estuvo a punto de irse a pique hasta en dos ocasionesdurante su desarrollo, pero parece seguro que el barón von Sottendorff aguardará debajo de más de un árbol estas navidades. Más que si sus ventas serán buenas o mejores, ahora cabría preguntarse si después de su gran salto podrá seguir considerándose a la compañía bilbaína como una productora indie.

ORI AND THE BLIND FOREST – MEJOR DISEÑO ARTÍSTICO

El juego de Moon Studios era el gran favorito desarrollado por independientes del Fun&Serious: contaba con cuatro nominaciones, aunque finalmente sólo se hizo con el galardón al mejor diseño artístico. Desarrollado a través de Skype por un equipo de ocho personas y totalmente dibujado a mano, los trazos de pincel aún visibles y el uso de la luz en este juego de plataformas lo convierten en todo unregalo para la vista. La conmovedora historia de Ori y sus esfuerzos por recuperar el equilibrio en el bosque de Nibel y su cuidado apartado sonoro-Life is Strange le arrebató el premio a la Mejor Banda Sonora Original– lo convierten en un juego a tener en cuenta incluso por aquellos que no sean aficionados al género.

UNDERTALE – VIDEOJUEGO REVELACIÓN

El RPG en el que no hay que matar a nadie se hizo con el gran premio en la única categoría del Fun&Serious poblada únicamente por videjuegos indies. Se abrió paso entre Ori and The Blind Forest y White Night sin sorprender demasiado, y es que Toby Fox fue uno de los nuevos desarrolladores más solicitados por la prensa últimamente y este aspecto no fue diferente durante su visita a Bilbao. Su aspecto informal combinado con las situaciones absurdas a las que su protagonista tiene que hacer frente han convertido a Undertale en un soplo de frescura que hace que todos nos preguntemos por el siguiente paso del joven desarrollador estadounidense.

EL FESTIVAL Y LA GALA TITANIUM

Fun&Serious reunió a algunas de las grandes personalidades del sector dejando atrás imágenes impagables. Padres del videjuego como Alexey Pajitnov, creador de Tetris, o el californiano Tim Schafer, uno de los responsables de algunas de las aventuras gráficas de la década dorada de los noventa tales como The Secret of Monkey Island, Day of the Tentacle y Grim Fandango y el fundador de Double Fine Productions. Recibieron el Premio Bizkaia y un Premio Honorífico respectivamente: el segundo de estos fue para James Armstrong, consejero delegado de Sony Computer Entertainment Europe en España y Portugal, quien protagonizó un momento emotivo ya que ayer se retiró definitivamente de sus funciones.

Ningún juego independiente estuvo nominado a mejor videojuego del año, pero teniendo en cuenta que este tipo de títulos se hicieron con un total de 6 de los 13 premios que se otorgaron a videojuegos, resulta innegable que la salud de los indies es fuerte. Cuatro de los cinco nominados a la categoría Mejor idea original lo eran, prueba de que estos desarrolladores conservan la capacidad de dar alas a su imaginación intacta.

En cuanto a la organización del festival, hay que destacar que la localización de la Indie Zone dentro de la Fun Zone en el Palacio Euskalduna durante el fin de semana ayudó a que aquellas personas que se acercaron con la intención de ir a ver competiciones e-sports y probar juegos de grandes compañías pasasen junto a los stands indies y se animaran a conocer sus propuestas y desarrolladores. Situados en la parte central del recinto, estos stands no estuvieron vacíos ni un solo momento y volverán a ser un éxito el año que viene.